ejercicios para el abdomen.jpg

Los ejercicios abdominales tienen una forma muy particular de ser efectuados, siendo el modelo clásico aquel en el que nos tenemos que recostar sobre nuestra espalda en el suelo, y flexionar el cuerpo tomando como eje de giro la base de nuestra espalda, o glúteos más específicamente.

Existen determinados temores acerca de que este tipo de postura podría provocar una lesión en la parte baja de la espalda, siendo que el coxis pudiese salir perjudicado por este tipo de ejercicios; pero para ello, existen muchas personas que suelen colocar una pequeña  almohadilla justo en la parte de nuestro cuerpo que servirá de eje o punto de giro.

Pero muy independientemente de este aspecto, las variantes que se pueden observar al realizar ejercicios para el abdomen siguientes:

Con nuestra espalda apoyada en el suelo y los dedos en nuestras manos entrecruzadas tras de la nuca, hacer flexiones de manera que nuestro tórax llegue a formar un ángulo de 100° aproximadamente, esto al tener las piernas rectas y apoyadas al suelo.

La misma situación del ejercicio explicado antes, pero en esta ocasión con las rodillas dobladas de manera de dar la impresión de querer hacer que toque nuestro pecho con las  rodillas.
Una variante más difícil y complicada aún, viene a ser si estamos con nuestras manos tras la nuca y las piernas rectas y en el aire, es decir que todo nuestro cuerpo estaría completamente pegado al suelo.

En esta última variante que hemos indicado, debemos de tener mucho cuidado en el punto de giro que se encuentra en la parte baja de nuestra espalda, ya que éste soportara gran parte del trabajo que realizaremos. En el mismo instante en que reflexionemos la parte superior de nuestro cuerpo hacia adelante, debemos de hacer lo mismo para con las piernas, es decir que estas se flexionen tratando de que llegue a topar nuestro pecho.

Esta última variante hay que ejecutarla cuando se tenga un poco más de experiencia en cuanto a los ejercicios para el abdomen, ya que prácticamente todo el cuerpo se mantiene en el aire debido al ejercicio de la flexión abdominal, del cual está apoyado exclusivamente en el punto de eje que viene a ser nuestros glúteos o la parte baja de nuestra espalda.